Los frutos secos son una gran fuente de ácidos grasos insaturados, lo que popularmente conocemos como grasas buenas, necesarias para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Además de omega 3 y 6, tienen muchos más nutrientes, entre los cuales destacan el magnesio, el fósforo, el calcio, el hierro, el zinc o el selenio, los cuales en conjunto mantienen la funcionalidad de los músculos y la salud de huesos y articulaciones. Además, son uno de los alimentos con mayor cantidad de vitamina E, un potente antioxidante que nos protege de los radicales libres, contribuye a preservar la forma física, el rendimiento y la salud. Aunque tengan muchas calorías, son poderosos saciantes por ser ricos en fibra, por lo que también previenen la aparición del estreñimiento y del sobrepeso.

Sin embargo, su propiedad más destacada es que son cardiosaludables: su consumo diario se asocia a un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares y diabetes, ya que contribuyen a mejorar los niveles de colesterol y la elasticidad de los vasos sanguíneos.

Son ideales para deportistas ya que contienen una gran cantidad de proteínas, fundamentales para la regeneración muscular tras el ejercicio físico intenso. Además, la grasa y la fibra de los frutos secos pueden ser fundamentales para deportes que requieran unas grandes reservas de energía, en pruebas de distancias largas, como maratón o triatlón, donde el organismo las usará como combustible en momentos determinados debido a su bajo índice glucémico. Es muy habitual ver a deportistas de élite comerlos en el transcurso de sus pruebas o entrenamientos.

Entre los principales frutos secos, destacamos:

  • Las nueces, que evitan la formación de placas de ateroma y mantienen las membranas que recubren las neuronas del cerebro. Son una buena fuente de fósforo y magnesio.
  • Los cacahuetes: Su contenido en hidratos de carbono de asimilación lenta y fibra, y su índice glucémico medio-bajo hacen de los cacahuetes un alimento perfecto para dar energía durante el ejercicio.
  • Las avellanas son un alimento antiinflamatorio para prevenir y cuidar lesiones articulares, y una fuente de grasas saludables.
  • La castaña: Es un fruto seco con menos grasas que el resto y mayor contenido en hidratos de carbono. Aporta fibra, vitamina B1 y C. Calman el hambre y llenan el estómago rápidamente. Podemos encontrar castañas secas durante todo el año para reponer fuerzas durante los entrenos largos.
  • Los piñones ocupan poco y se pueden llevar en cualquier bolsillo; son el avituallamiento perfecto para pruebas de resistencia como el maratón.

Cabe resaltar que los frutos secos son un buen snack para llevar a cualquier lado y que, en pequeñas proporciones (un puñadito al día), nos ofrecen grandes efectos sobre el cuerpo que permiten mantener el rendimiento físico y proteger el organismo cuando nos ejercitamos regularmente. También son una buena alternativa para la recuperación tras realizar actividad.

Menú